viernes, 3 de enero de 2014

Silencio


Nadie, 
ni yo,
ni el más despreciable,
merece la carencia de respeto,
ni el amargo castigo prolongado
de tu silencio.


Edgardo Miguel Vázquez © 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario